El NeuroQWERTY demuestra que nuestra huella digital puede predecir enfermedades