Aldo Linares se niega a entrar en una de las salas del palacio por las malas vibraciones