Alberto Vázquez Figueroa, y sus inventos censurados