"La vida continúa tras los atentados": los turistas no dejan de llenar las calles de Barcelona