Los terroristas de Cataluña poseían 100 kilos de explosivos para atentar con tres furgonetas