Una semana después del atentado de Las Ramblas, un altar es lo único que frena el paseo de los viandantes