La pesadilla de Juana: las administraciones la dan por muerta y no lo está