“La gente ha visto que hay otra manera de contar historias más allá de los formatos tradicionales”