Una fotografía de unas manos puede ser clave en investigaciones policiales