Las consecuencias de un incendio para los bomberos: quemaduras y golpes de calor