La barba de su padre, el mejor refugio para este pequeño sordociego