"¡Reviéntala! ¡Mátala!": el horror del bullying