“La Policía decía ‘no mires a la izquierda’. Allí había rastros de sangre…”