Pedida de mano en la residencia de ancianos más famosa de España