El autobús tránsfobo, parado por un posible delito de odio