Los tres de tres, de tres, de Juancho Hernangómez: el ala-pívot, con la mano calentita