Sumitra tenía claro que quería unos zapatos de Manolo Blahnik para su boda