En los centros contra la anorexia no hay espejos y se vigila a los pacientes en el baño