Jose Antonio usaba pantalones de niño de ocho años cuando él superaba los 18