Relaciones públicas y gogós de ensueño, en la noche de Benidorm