Una mascletá, desde dentro