Sin alcohol, ni tabaco ni drogas... el yoga rave es un fiestón