Arantxa recibe el premio Phillipe Chartrier en París