Un crucero de 800 millones de dólares