Botella de champán de 10.000 euros para tirárlo y no beberlo