Jesús Calleja recuerda una expedición se le fue de las manos "por vanidad y prepotencia" y que le dejó 12 días atrapado