C. Tangana reflexiona: “La gente no quiere tener poder, quieren que otros lo hagan y luego quejarse”