Michael Robinson, sobre las trampas: "Los entrenadores me decían que, si me tocaban, me tirase al suelo"