Una trampa mortal para Castle y Beckett con un tiroteo que pone la piel de gallina