Castle y Beckett tienen una nueva fantasía sexual: discutir en público