Ryan y Espósito, dos “monaguillos” en el escenario del crimen