Castle, Beckett y el extraño ritual de Martha: “Cuándo juraste eso de para bien o mal no sabías dónde te metías”