Beckett encuentra el coche… y a Vulcan Simmons