Un análisis forense, a lo fiebre del sábado noche