El caso se pone interesante: la víctima no es “la víctima”