Castle cae en la trampa de los secuestradores