Castle tiene una ‘técnica ninja’ para su regalo de San Valentín