La guardaespaldas, primera sospechosa del asesinato