Es muy difícil ser malo en 'Castle'