En Castle, los protagonistas no comen perdices