Beckett a Castle: “No hay nada imposible”