Sin calefacción, leña y carbón para paliar el frío