La policía es recibida a pedradas