Golpes continuados en la pierna, una técnica muy recurrida por los ‘carteristas’