¡A bordo del Nuevo Montecristo a por pulpo!