El esqueleto de un hotel en pleno litoral