Koh Hin Sorn, la isla de los dados