Isla de la Sal, una de las más pequeñas pero la más turística