En Tokio se producen más de 1.500 seísmos al año