Cabo Vadillo se infiltra en Los Cerros, la sona más caliente de Lima